10 juegos educativos ideales para viajar.

Y olvídate de las pantallas.

Viajar es un gran placer, pero hacerlo con niños a veces puede ser muy estresante. Sabemos que con las pantallas se quedarán absortos y estarán tranquilos durante mucho rato, pero pasar demasiado tiempo entretenido con pantallas puede ser perjudicial para el desarrollo del niño.

Por un lado, aumentan el riesgo de padecer miopía y de que ésta avance más rápido, (La generación de Nativos Digitales, nacidos después del año 2000 es más miope), y por otro lado, también tienen un efecto negativo en el desarrollo intelectual del niño (Así nos lo cuenta Álvaro Bilbao)

Por eso, siempre es mejor agotar todos los cartuchos antes de recurrir a los dispositivos electrónicos. Los juegos que proponemos a continuación, ayudarán a estimular las habilidades del niño y además, con algunos de ellos podremos disfrutar de un buen rato de tiempo de calidad en familia.

10 juegos para viajar, que nos ayudarán a olvidarnos de las pantallas.

  1. Marionetas de dedos.

Las nuestras viven en el coche, dentro de este autobús. A mi hijo de dos años, cuando va solo atrás, le gusta jugar a ponérselas y quitárselas de los dedos, nombrarlas y chapurrear sobre ellas.

También disfruta muchísimo escuchando las historietas que le contamos.  Las marionetas son fantásticas, ya que estimulan la imaginación, y ayudan a mejorar la comunicación y a expresar las emociones.

A partir de los 18 meses, y antes también podrán disfrutar de las historias que les contemos.

2. Libro pizarra

Un clásico para viajes, dibujar y colorear siempre es una buena opción. La particularidad de este librito es que es una pizarra portátil, que se borra fácilmente con una toallita o con cualquier tela o papel mojado. Las manchas se limpian fácilmente (en general) de las manos y de la ropa.

Nosotros usamos una pequeña mesa, especial para coche, para que pueda pintar cómodamente.

A partir de 2 años.

3. Esfera laberinto

Es un juego de habilidades, que consta de una esfera que encierra un laberinto con rampas, agujeros, túneles y espirales en su interior. Este estupendo rompecabezas nos dará entretenimiento para un buen rato, mientras estimulamos habilidades visuales como la convergencia, el seguimiento ocular, y las relaciones espaciales. Por otro lado, trabajaremos la coordinación, la paciencia, la concentración, y la tolerancia a la frustración. Ya que el reto de llevar la bolita hasta la meta, superando todos los pasos no es sencillo, y nos obligará a empezar de cero muchas veces.

A partir de 5 años, podrán empezar a completar todos los pasos del laberinto.

4. Bolsa loca.

Se trata de llenar un pequeño saco o una bolsa que no sea transparente, con objetos de diferente índole, podemos introducir por ejemplo una pelota, una piña, una piedra, una cuchara, una llave, un cochecito, un muñeco… lo que se nos ocurra y nos vayamos encontrando. El juego consiste en meter la mano en la bolsa y sólo con el tacto adivinar de que objeto se tarta. También podemos jugar de forma que tengamos una lista de las cosas que hemos metido y el niño tenga que buscar un objeto determinado.

Otra opción que puede ser divertida y muy instructiva es meter letras y números que tengamos de otro juego y adivinarlos.

A partir de 3 años.

5. Story cubes.

Un juego muy divertido y educativo a la vez, ya que además de estimular la imaginación, contar historias y escuchar las de los demás nos ayudará a mejorar la expresión oral y escrita y a aprender nuevas palabras.

Aunque la edad recomendada son 6 años, los niños más pequeños seguro que podrán disfrutar de las historias y aportar cosas.

A partir de 6 años.

6. Quien es quién.

Un juego de mesa de toda la vida que consta de dos tableros con ventanitas, en las cuales encontraremos personajes diferentes con distintos rasgos, el objetivo es adivinar el personaje haciendo preguntas.

Es un juego muy entretenido que estimula las habilidades visuales de percepción, la concentración y el razonamiento.

He visto versiones digitales y tendrían algún punto positivo, al poder cambiar a los personajes, pero en mi caso prefiero el genuino juego con ventanas de bisagritas.

A partir de 4 años.

7. Fui al mercado.

Un juego para estimular la memoria y poner a tu mente a trabajar, para el que no es necesario ningún material.

Un jugados comenzará diciendo “Fui al mercado y compré …” y el siguiente jugados dirá la misma frase que ha dicho el anterior, pero añadiendo otra palabra.

Se puede jugar modo absurdo, y seguro que será tronchante.

Un ejemplo sería “Fui al mercado y compré nubes” “Fui al mercado y compré nubes y moscas” “Fui al mercado y compré nubes, moscas y bocadillos”…

A partir de 6 años.

8. Palabras encadenadas y veo veo

Dos clásicos de los viajes con niños que no pasan de moda. Para jugar a palabras encadenadas tendremos que pensar en una palabra que empiece por la letra que acababa la que dijo la otra persona. Por ejemplo: Botella – azul – letra – amapola – arte… Si lo queremos poner un poco más difícil podemos decir solo palabras que estén a nuestro alrededor, o limitarlo a palabras relacionadas con algún tema específico, por ejemplo, sólo valen ciudades, cosas comestibles, animales…

En el veo veo uno de los participantes buscará algo a su alrededor y dirá la letra por la que empieza, los demás tendrán que adivinar que palabra es.

A partir de 4 años.

9. Piedra papel o tijera

Un juego de manos muy divertido. Y por si no sabéis como se juega os lo explico. En el cual se pueden sacar estas tres opciones: piedra – puño cerrado, papel – mano estirada, tijera – dedos índice y corazón separados. Estas tres opciones interactúan así: Tijeras cortan papel, papel envuelve a piedra y piedra aplasta a tijeras.

A partir de 5 años.  

10. Veinte preguntas

Un jugador piensa una palabra, puede ser un objeto, un personaje, un lugar… Y el resto le harán 20 preguntas como máximo, que se responderán con “sí”, “no”, “a veces”.

-Podcast- Un respiro para tus ojos.

Que nuestros ojos necesitan un descanso es algo de lo que todos somos conscientes.

El 80% de la información que recibimos nos llega a través de los ojos. Y cuando estamos trabajando con pantallas o pasando nuestro tiempo libre con ellas este número aumenta.

El sistema visual tiene mecanismos complejos que hacen que todo encaje perfectamente y funcione a las mil maravillas, pero el exceso de trabajo en cerca, el tiempo reducido que pasamos al aire libre, y la exposición prolongada a pantallas puede provocar que esos mecanismos se descompensen y causen problemas.

Por eso es interesante introducir pequeños cambios que le den a nuestros ojos un respiro, que falta les hace.

Yo propongo el podcast como alternativa al móvil o a la tablet. Por ejemplo, para el trasporte público, y sobre todo para antes de dormir. También es un acompañante estupendo para viajes largos.

Además del descanso para nuestros ojos tienen otros beneficios que os expongo a continuación.

  • Nuevos aprendizajes: El mundo podcast es infinito, y hay muchísimos temas y opciones.
    Puedes aprender cosas de historia, de viajes, de cine, de inversión, de idiomas… Y también escuchar audiolibros.
  • Aumenta tu vocabulario: Al igual que cuando lees, aprenderás palabras nuevas.
  • Felicidad: si eliges bien, y encuentras unos audios que te gusten, tendrás una sensación parecida a la de leer un buen libro o ver una buena serie.

Mi consejo es que si encuentras un podcast que te guste, y tiene muchos capítulos, ademas de elegir los temas que más te atraigan, escuches algunos al azar, ya que seguro que en muchos casos te sorprenden para bien.

En resumen, si aún no has entrado en el mundo del podcast yo te animo a que lo pruebes, y si encuentras alguno que te encaje, disfrutarás mucho.

Estos son algunos de mis capítulos favoritos:

  • Biografías. Mujeres viajeras 1 – Alexandra David Néel – Madame Tibet
  • Nadie sabe nada. Cualquier capítulo
  • Pasajes de la historia de Juan Antonio Cebrián. Charles Dickens
  • Pasajes del terror de Juan Antonio Cebrián.
  • Píldoras del conocimiento. #42. Filosofía de vida estoica con Marcos Vazquez
  • Rafael Santandreu.

Espero que os haya gustado el post, y que encontréis buenos audios que os enganchen.

Si tenéis alguna duda o queréis mas información podéis poneros en contacto conmigo:

634 459 302 – Whatsapp o llamada

info@psicomotive.com

Bilingüismo si o no?

¡Hola a todos!

Tengo un niño de 2 años y en unos meses deberemos decidirnos por un colegio.  Hemos decidido apostar por la enseñanza pública, pero seguimos dudando en lo que respecta al bilingüismo. Hemos escuchado infinidad de comentarios de profesores y familias, y hemos leído algunos artículos y hay opiniones en ambas direcciones.

En nuestro caso, estamos más cerca de decidirnos por un colegio bilingüe, ya que algunos amigos profesores nos lo han recomendado con la opción más acertada.

Por otro lado, hemos leído que pueden perder conceptos, y aprender menos de las asignaturas que se dan en inglés.

Espero que vuestras respuestas nos ayuden a decidirnos.

Muchas gracias!

Envía tus preguntas o reflexiones a info@psicomotive.com, y recibirás respuestas de la comunidad de psicomotive.

INTEGRACIÓN SENSORIAL EN CASA

La propiocepción

La integración sensorial es un proceso neurológico que incorpora y ordena las sensaciones que experimenta nuestro cuerpo. Tanto las que proceden del interior, como las que proceden del exterior. Por ejemplo, sabores, imágenes, sonidos, texturas, olores, sensación de movimiento, de gravedad o la posición en el espacio.

Dentro de nuestros sistemas sensoriales la propiocepción juega un papel fundamental. Se trata de un sentido muy importante que podemos estimular muy bien en casa con actividades cotidianas, pero que también podemos interrumpir si ponemos demasiadas veces límites en algunas actividades espontáneas que realizan los niños.

En ocasiones no nos damos cuenta de las veces al día que pronunciamos la palabra “No” y es cierto que en muchas ocasiones tenemos que protegerles para que no se hagan daño o provoquen un pequeño gran desastre, pero otras veces podemos ser más flexibles y dejarles explorar, mancharse y recabar toda la información que necesitan para crear unos mapas mentales completos.

En algunos casos, también vendrá bien dar un pequeño impulso, no sólo facilitando el espacio y los materiales, sino también realizando nosotros algunas actividades y movimientos con el fin de que los niños nos imiten. En niños que son tranquilos y no tan aficionados a la exploración y a la innovación en sus movimientos, la imitación es una forma estupenda de ayudarles a estimular y trabajar la integración sensorial.

La propiocepción influye directamente en:

  • Control del cuerpo
  • Coordinación
  • Equilibrio
  • El tono muscular
  • La capacidad de regulación de la actividad
  • Esquema corporal
  • Planeación motora
  • Función manual

7 actividades que podéis realizar en casa para estimular la propiocepción

Estas actividades, además de estimular la propiocepción, ayudarán nutrir el cerebro de sensaciones, que contribuirán a crear numerosas conexiones, como si fuera una amplia red de carreteras principales y secundarias.

  • Meterse en sitios pequeños: En casa nos encanta hacer pequeñas cabañas o fuertes, con ayuda de telas y sillas, se puede construir una magnifica cabaña que hará las delicias de los más pequeños. Además de jugar a aparecer y desaparecer, esconderse en lugares pequeños les ayuda en el estudio de sus límites corporales, lo que ayuda bastante en el desarrollo de la propiocepción y de la organización neurofuncional.
  • Juegos de arrastrar: En casa tenemos más que comprobado el éxito que tienen los juguetes de arrastre. Camiones, coches, animalitos… y también aspiradoras y calefactores, todo sirve para nutrir la necesidad de remolcar y activar así el sistema propioceptivo.
  • Juegos de empujar: Sillas, taburetes e incluso mesas son fenomenales para empujarlos, y experimentar con su peso, con la resistencia del suelo…
  • Saltar y caminar sobre los charcos: Siempre que llueve nos alegramos mucho, ya que sabemos que esa tarde o al día siguiente podremos calzarnos las botas de agua ( también los pantalones y chaqueta impermeables) y lanzarnos a saltar, y correr sobre los charcos. La sensación de atravesar esa misteriosa superficie espejada, sintiendo cómo el agua acaricia las botas, mientras el barro se hunde un poco bajo los pies, es inigualable; y también muy interesante para el aprendizaje y la propiocepción.
  • Actividades que involucren algo de peso: Por ejemplo, cargar con el papel higiénico tras la compra, o trasladar objetos de diferentes pesos.
  • Actividades que involucren presión: Jugar con masas, plastilina o arena kinética, además de ser una actividad excelente para activar el tacto y la motricidad fina; jugar a aplastar estas masas y darles forma es una manera de trabajar la propiocepción.
  • Dar vueltas sobre sí mismo: Esta es una actividad que muchas veces los niños hacen por iniciativa propia, y aunque hay que estar atentos para que cuando terminen no se caigan al suelo (normalmente se suelen sentar un momento ellos solos), es un juego bastante seguro y muy atractivo e interesante para el cerebro, ya que recibirá mucha información y además experimentará durante un ratito la extraña sensación de mareo. Por eso, desde aquí os recomiendo que les dejéis dar vueltas y girar a tope.

Espero que os haya gustado el post, y que disfrutéis con vuestros peques poniendo en práctica las actividades.

Si tenéis alguna duda o queréis mas información podéis poneros en contacto conmigo:

634 459 302 – Whatsapp o llamada

info@psicomotive.com

FOTOTOXICIDAD

Educación y nutrición

El próximo martes @ladoctorasara y yo compartiremos una sesión acerca del fotoestrés. Aprenderemos formas de minimizar los efectos negativos de las pantallas a nivel visual, abordando el tema desde un enfoque médico y nutricional, y desde la optometría.

Si queréis asistir mandadme un mail al correo info@psicomotive.com, o escribidme al número 634 45 93 02 y os facilitaré el enlace.

Jugar con agua, una necesidad básica del ser humano.

La fascinación que sienten los niños por el agua no es para nada un secreto. Provenimos de un medio acuático, en el que pasamos los primeros nueve meses de nuestra existencia. Así, recuperar el contacto con el líquido elemento es muy importante para la integración sensorial y además, resulta muy placentero.

Incluso cuando somos adultos, seguimos disfrutando de las sensaciones que nos aporta el contacto con el agua, nos gusta refrescarnos en las piscinas o en el mar, nos relajamos en la ducha notando las gotas sobre nuestra piel y nos deleitamos con las burbujas en un spa, o caminando por la orilla sintiendo las olas en nuestros pies.

Nuestro pequeño todavía no andaba, y ya se iba gateando al baño instalándose junto al bidet para ver pasar el agua, tocarla, intentar atraparla…

Es bueno que podamos dar respuesta a esta necesidad básica para los niños, que es jugar y experimentar con agua. A veces puede ser complicada la logística, sobre todo si estamos en invierno o si no tenemos un patio o terraza. Pero lo que si tenemos todos en casa, es un baño, y con esto y la ropa adecuada, podremos facilitarles este tipo de actividad, que además de ser muy placentera, y barata, será muy instructiva para ellos.

Los juegos con agua son una excelente forma de estimulación sensorial, y  también una manera de aprender conceptos importantes, como por ejemplo, la forma en que se comporta el volumen. Recuerdo la cara de mi hijo, al hacer un pequeño trasvase de un bote a otro y observar con estupefacción como rebosaba el agua y se salía la mitad…

El agua es una gran fuente de experiencias de las que se pueden extraer muchísimos aprendizajes.  Por eso, es interesante aprovechar esa curiosidad tan grande que sienten por todo lo que se refiere al líquido elemento, y encontrar las formas y los momentos para mojarse, chapotear, trabajar con barro, lanzar objetos dentro, sumergirlos, ver como algunos flotan y otros no, vaciar, llenar, etc.

A continuación os propongo cinco ideas para jugar y experimentar con el agua dentro y fuera de casa.

5 IDEAS PARA JUGAR CON AGUA EN CASA Y FUERA

Es importante perderle el miedo a que se moje, para esto si aún no ha llegado el verano, podemos ponerle ropa impermeable, incluso aunque estemos dentro de casa. Si tenemos la suerte de contar con una terraza o patio, la cosa se facilita mucho. Barreños, botes, regaderas y mangueras harán las delicias de los más pequeños.

  • Cajas de plástico o barreños con agua, esponjas y otros objetos.

Un simple barreño puede darnos un buen rato de diversión. Podemos añadir esponjas, piedrecitas, tapones o trocitos de goma eva o de tela… y dejarle disfrutar de las diferentes texturas, pesos y sensaciones que le aportará cada elemento en contacto con el agua.

  • Saltar en los charcos.

Después de un día de lluvia estamos deseando ponernos las botas de agua y salir a la calle a pisar todos esos apetecibles charcos. Ya haga frío o calor, tenemos las botas de agua preparadas para disfrutar de esta maravillosa actividad, que además de ser increíblemente estimulante y divertida, estimulará por ejemplo la coordinación gruesa y la percepción sensorial en los pies. Por ejemplo la estimulación de la sensibilidad en los pies puede ser importante por ejemplo en deportes como el futbol.

Es bueno usar ropa impermeable o llevar una ropa de cambio, por que en muchos casos, debido a la gran emoción que provoca la actividad o a que aún puede faltar un poco de coordinación en las piernas, pueden acabar con el culete empapado.

  • Trasvases entre recipientes.

Podemos hacerlo solo con agua o añadir otros elementos como hojas, un poco de tierra, unas piedrecitas… y a disfrutar! Si le gusta la actividad pasará un buen rato entretenido y trabajará numerosas habilidades, como por ejemplo la coordinación ojo – mano y la creatividad. Además, experimentará con el volumen, y con las diferentes sensaciones que aporta el agua.

  • Al abordaje!

Podemos fabricar los barquitos en casa y salir en busca de algún charco después de un día de lluvia, o también podemos utilizar un barreño o una caja de plástico donde pondremos un poco de agua. Es una sensación fenomenal soplar con fuerza y ver como avanzan nuestros magníficos barquitos de vela. Nosotros hemos hecho unos muy sencillos, pero hay muchas opciones para hacer barcos muy bonitos con materiales reciclados.

  • Experimentar con los charcos.

Si se nos han olvidado las botas de agua y nos encontramos un estupendo charco, no temáis! Hay solución! Buscaremos un buen palo y podremos experimentar a tope moviendo el agua, hundiendo el palo en la arena… o también lanzando piedrecitas, palitos, hojas o trocitos de corteza de árbol al agua, es muy instructivo observar como las piedras se hunden y las hojas, los palitos y la corteza no. También se puede jugar a tirar un palito y luego recuperarlo con otro palo. Pero todo esto es muy probable que lo haga el niño por si mismo, si le dejamos que entable relación unos minutos con el charco y con los elementos de alrededor. Eso si, al acabar estaremos pendientes de lavarle bien las manos claro.

Espero que os haya gustado el post y que os hayan parecido interesantes las ideas que os he propuesto.

Si tenéis alguna duda, queréis hacer alguna consulta acerca de estimulación o de integración sensorial, o sobre otros aspectos podéis contactar conmigo en:

info@psicomotive.com

O en el teléfono 634 459 302

El espacio de construcción

Psicomotricidad en casa

Facilitando espacios de construcción libre ayudamos a que el niño pueda conformar esquemas mentales a partir de la realización de estructuras, basadas en la práctica psicomotriz, en el movimiento corporal y la coordinación fina.

En la construcción libre se vive algo tan fundamental para el conocimiento como la relación espontánea entre causa y efecto, en los diferentes elementos del entorno. Además de trabajar estas experiencias corporales, se estimula la precisión óculo- manual a través de la experimentación con diferentes materiales de construcción.

Por eso es importante fomentar el juego libre y proporcionar espacios seguros de exploración, recordando que debemos intervenir lo mínimo posible en su juego, sobre todo para «enseñarle a jugar».

Para impulsar las construcciones muchas veces no es necesario proporcionar juegos de construcción específicos, ya que si el niño tiene la pulsión de construir, lo hará con el material que tenga a mano. Aun así es interesante proporcionarle materiales no estructurados .

Por otro lado la edificación la edificación de castillos de arena, torres, fortalezas, casas, puzles, dibujos etc puede ser compartida por otros que pueden ayudar a construirla, realizando un proyecto conjunto, o bien la imitan , o bien la observan mientras se construye. De esta forma tienen lugar comparaciones entre lo igual y lo distinto, surgiendo las distinciones entre las cosas y sus cualidades, que se ordenan bajo aspectos distintos, siendo un enorme trabajo de investigación.

Estas tareas también revelan la necesidad de que sus propósitos motrices queden reflejados de forma permanente. Las obras surgidas de sus manos reflejan su capacidad de crear trabajos para que otros los contemplen, la construcción permite reafirmar los logros personales, que se van adaptando a sus capacidades.

Veamos cómo se «construye» en las distintas edades. (Ejemplos orientativos)

De cero a tres años disfrutarán de apilar, sacar, meter, hacer torres, tirar, percibir los objetos… Vivirá las experiencias sobre todo a nivel corporal.

De tres a seis años además del gusto por actuar con su propio movimiento se une a nuevas combinaciones, agrupando elementos de acuerdo a una característica. Por ejemplo, por un lado experimenta los saltos a distintas alturas y a su vez aprende el concepto más o menos.

De siete a catorce años será cada vez más consciente de las clasificaciones y de las relaciones diferentes entre los materiales.

A partir de los catorce años , el niño será capaz de manipular cosas, modificarlas y de experimentar con las transformaciones que surgen entre el todo y sus partes. El niño realiza fácilmente clasificaciones de varias cualidades, y también inventa y asume diferentes reglas para su juego. Todas estas actividades que empezaron en el gusto por el movimiento se extienden a la construcción con objetos que requieren cada vez más precisión.

Las personas adultas construyen a través del dibujo, la arcilla, la representación teatral, la danza y es placentero pues ellos también pueden dejar sus obras para que sean valoradas.

Si tienes alguna duda o quieres realizar una consulta puedes ponerte en contacto conmigo.
+34 634 459 302 – Whatsapp o llamada
info@psicomotive.com

TRABAJAMOS ONLINE Y NOS ADAPTAMOS AL HORARIO INTERNACIONAL.

La capacidad de adaptación del cerebro

Si miras esta imagen, puede que al principio veas únicamente un lenguaje raro e indescifrable, pero si observas atentamente durante unos minutos, e intentas forzar a tu cerebro a leer las frases , poco a poco empezarás a interpretar el mensaje.

Las habilidades perceptuales juegan un papel fundamental en esta interpretación, ya que son las responsables de relacionar la información visual, enlazándola con otra conocida y completando patrones visuales.

Este es un ejercicio excelente para mejorar el rendimiento cerebral, ya que la estimulación sensorial y la realización de actividades inusuales generan nuevos caminos neuronales, ampliando así la capacidad cerebral.

Podemos usar este lenguaje de «letras – números» para hacer pistas en gynkanas o para jugar a detectives con los peques; o también para elaborar contraseñas que sean fáciles de recordar y difíciles de adivinar.

Aquí tenéis las equivalencias, se trata solo de cambiar algunas letras por el número al que se parecen.

A:4 B:B C:C D:D E:3 F:F G:G H:H I:1 J:J K:K L:L M:M N:N Ñ:Ñ O:0 P:9 Q:Q R:R S:5 T:7 U:U V:V W:W X:X Y:Y Z:Z

Espero que os haya gustado .

CIERRE VISUAL – Una habilidad sensacional

Las habilidades perceptuales son las encargadas de gestionar la información que llega al cerebro a través de los ojos. Hoy en día, esa información visual ha adquirido un papel predominante, ya que las tecnologías y el mundo audiovisual ocupan gran parte de nuestra vida. Así, en el mundo laboral, cada vez son más buscados perfiles que cuenten con estas capacidades.

El cierre visual nos permite reconocer patrones visuales cuando vemos solo partes de un objeto, trozos incompletos o sin fusionar. Esta habilidad se centra en descifrar, diferenciar, entender, y relacionar la información visual cuando se presenta incompleta, o segmentada.

Esta habilidad juega un papel muy importante en el aprendizaje de la lectura, y en el desarrollo académico, ya que permite reconocer las palabras rápidamente cuando se muestra solo un trozo de esta. Además, está muy relacionada con la habilidad de ver lo global, percibir y manejar los detalles, y relacionar conceptos.

Entrena el cierre visual con este divertido juego.

Y para los peques…

¿Habéis conseguido adivinar todos?

Espero que os haya gustado.

Desde mi ventana…

Seguimos con el encierro, los días se van haciendo cada vez más largos y pesados, y nuestros pequeños campeones lo están haciendo genial.

Hoy os traigo una idea para mantenerlos un rato mirando a lo lejos, porque aunque sabemos que debemos mirar por la ventana para relajar la vista, a veces es un poco difícil que quieran estar un rato mirando, se aburren y quieren hacer otra cosa.

Esta actividad es ideal para relajar el sistema visual y practicar los cambios de enfoque lejos – cerca.

Se trata de dibujar lo que vemos por nuestra ventana, podemos ponernos a su lado y pintar también nosotros lo que veamos. Sería fenomenal pintar cada día una parte de lo que se ve, para que podamos realizar la actividad varios días, y así estimular más la visión lejana.

Espero que os guste la idea y que la podáis practicar en casa, seguro que os quedan unos dibujos preciosos.