Jugar con agua, una necesidad básica del ser humano.

La fascinación que sienten los niños por el agua no es para nada un secreto. Provenimos de un medio acuático, en el que pasamos los primeros nueve meses de nuestra existencia. Así, recuperar el contacto con el líquido elemento es muy importante para la integración sensorial y además, resulta muy placentero.

Incluso cuando somos adultos, seguimos disfrutando de las sensaciones que nos aporta el contacto con el agua, nos gusta refrescarnos en las piscinas o en el mar, nos relajamos en la ducha notando las gotas sobre nuestra piel y nos deleitamos con las burbujas en un spa, o caminando por la orilla sintiendo las olas en nuestros pies.

Nuestro pequeño todavía no andaba, y ya se iba gateando al baño instalándose junto al bidet para ver pasar el agua, tocarla, intentar atraparla…

Es bueno que podamos dar respuesta a esta necesidad básica para los niños, que es jugar y experimentar con agua. A veces puede ser complicada la logística, sobre todo si estamos en invierno o si no tenemos un patio o terraza. Pero lo que si tenemos todos en casa, es un baño, y con esto y la ropa adecuada, podremos facilitarles este tipo de actividad, que además de ser muy placentera, y barata, será muy instructiva para ellos.

Los juegos con agua son una excelente forma de estimulación sensorial, y  también una manera de aprender conceptos importantes, como por ejemplo, la forma en que se comporta el volumen. Recuerdo la cara de mi hijo, al hacer un pequeño trasvase de un bote a otro y observar con estupefacción como rebosaba el agua y se salía la mitad…

El agua es una gran fuente de experiencias de las que se pueden extraer muchísimos aprendizajes.  Por eso, es interesante aprovechar esa curiosidad tan grande que sienten por todo lo que se refiere al líquido elemento, y encontrar las formas y los momentos para mojarse, chapotear, trabajar con barro, lanzar objetos dentro, sumergirlos, ver como algunos flotan y otros no, vaciar, llenar, etc.

A continuación os propongo cinco ideas para jugar y experimentar con el agua dentro y fuera de casa.

5 IDEAS PARA JUGAR CON AGUA EN CASA Y FUERA

Es importante perderle el miedo a que se moje, para esto si aún no ha llegado el verano, podemos ponerle ropa impermeable, incluso aunque estemos dentro de casa. Si tenemos la suerte de contar con una terraza o patio, la cosa se facilita mucho. Barreños, botes, regaderas y mangueras harán las delicias de los más pequeños.

  • Cajas de plástico o barreños con agua, esponjas y otros objetos.

Un simple barreño puede darnos un buen rato de diversión. Podemos añadir esponjas, piedrecitas, tapones o trocitos de goma eva o de tela… y dejarle disfrutar de las diferentes texturas, pesos y sensaciones que le aportará cada elemento en contacto con el agua.

  • Saltar en los charcos.

Después de un día de lluvia estamos deseando ponernos las botas de agua y salir a la calle a pisar todos esos apetecibles charcos. Ya haga frío o calor, tenemos las botas de agua preparadas para disfrutar de esta maravillosa actividad, que además de ser increíblemente estimulante y divertida, estimulará por ejemplo la coordinación gruesa y la percepción sensorial en los pies. Por ejemplo la estimulación de la sensibilidad en los pies puede ser importante por ejemplo en deportes como el futbol.

Es bueno usar ropa impermeable o llevar una ropa de cambio, por que en muchos casos, debido a la gran emoción que provoca la actividad o a que aún puede faltar un poco de coordinación en las piernas, pueden acabar con el culete empapado.

  • Trasvases entre recipientes.

Podemos hacerlo solo con agua o añadir otros elementos como hojas, un poco de tierra, unas piedrecitas… y a disfrutar! Si le gusta la actividad pasará un buen rato entretenido y trabajará numerosas habilidades, como por ejemplo la coordinación ojo – mano y la creatividad. Además, experimentará con el volumen, y con las diferentes sensaciones que aporta el agua.

  • Al abordaje!

Podemos fabricar los barquitos en casa y salir en busca de algún charco después de un día de lluvia, o también podemos utilizar un barreño o una caja de plástico donde pondremos un poco de agua. Es una sensación fenomenal soplar con fuerza y ver como avanzan nuestros magníficos barquitos de vela. Nosotros hemos hecho unos muy sencillos, pero hay muchas opciones para hacer barcos muy bonitos con materiales reciclados.

  • Experimentar con los charcos.

Si se nos han olvidado las botas de agua y nos encontramos un estupendo charco, no temáis! Hay solución! Buscaremos un buen palo y podremos experimentar a tope moviendo el agua, hundiendo el palo en la arena… o también lanzando piedrecitas, palitos, hojas o trocitos de corteza de árbol al agua, es muy instructivo observar como las piedras se hunden y las hojas, los palitos y la corteza no. También se puede jugar a tirar un palito y luego recuperarlo con otro palo. Pero todo esto es muy probable que lo haga el niño por si mismo, si le dejamos que entable relación unos minutos con el charco y con los elementos de alrededor. Eso si, al acabar estaremos pendientes de lavarle bien las manos claro.

Espero que os haya gustado el post y que os hayan parecido interesantes las ideas que os he propuesto.

Si tenéis alguna duda, queréis hacer alguna consulta acerca de estimulación o de integración sensorial, o sobre otros aspectos podéis contactar conmigo en:

info@psicomotive.com

O en el teléfono 634 459 302

5 respuestas a «Jugar con agua, una necesidad básica del ser humano.»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *