Bebés y pantallas?

Consejos si alguna vez tienes que recurrir a ellas.

Bebes y pantallas? Un título peliagudo, ya que son dos palabras que no deberían ir juntas. Pero la realidad a veces es cruda.

Es cierto que no es lo más adecuado, tanto desde el punto de vista visual, como de desarrollo, lo ideal es que los niños no estuvieran en contacto con las pantallas hasta los tres años, con moderación y haciendo una gran criba de contenido.

En mi caso como optometrista no lo recomendaria jamás. Pero cuando una es madre, la cosa cambia. Y es que hay veces en que he recurrido a ellas como herramienta de rescate para momentos complicados. En mi caso, hablo de… los terribles viajes en coche.

En nuestro caso, casi siempre puede ir alguno de los dos con él atras, y de esta manera es mucho más fácil, porque podemos echar mano de canciones, bailes, masajes, marionetas, muñecos y todo lo que se nos pueda ocurrir. Recuerdo un viaje en el que le canté absolutamente todo el repertoriode canciones que me sabía, desde canta juegos, hasta Robe Iniesta, pasando por Mecano y vibrantes canciones de misa. Fue gracioso ver por el retrovisor las caras de incredulidad de mi marido.

Como decía, siempre será mejor usar otra opción de entretenimiento para nuestros hijos, sobre todo con los más pequeños, pero en mi caso, hay algunas veces que he preferido ponerle unos dibujitos un rato a que vomite del perrerón.

Sabiendo las recomendaciones, cada papá puede elegir, por eso he recogido estos consejos para que en el caso de que decidamos ponerle a nuestro bebé unos minutos de dibujos los tengamos en cuenta.

  • LA PANTALLA DEBE COLOCARSE CENTRADA, NUNCA EN UN LADO. En esta edad, el sistema visual está en pleno desarrollo, por eso no conviene generar ningún tipo de asimetría. Sobre todo con un estímulo tan interesante para el niño.
  • EL NIÑO DEBERÍA ESTAR SENTADO , NUNCA TUMBADO DE LADO. Por el mismo motivo no colocaremos la pantalla con el niño acostado de lado, ya que esto impedirá que pueda ver la pantalla con ambos ojos, produciendo una estimulación muy desigual. Si el niño está tumbado boca arriba y tiene la pantalla delante, podría ser una opción pasable, pero no es una buena idea elegirlo habitualmente como ayuda para que se quede dormido.
  • LA DISTANCIA A LA PANTALLA DEBE SER > 40 CM. Cuanto más cerca esté la pantalla más esfuerzo debe hacer su sistema visual para verla.
  • SELECCIONA EL CONTENIDO. Es preferible que las imágenes no vayan excesivamente rápido, y que se acerquen lo más posible a la realidad. Dos ejemplos pasables serían Baby Einstein o Cantajuegos.
  • EL ESPACIO DEBE ESTAR BIEN ILUMINADO. No es adecuado utilizar pantallas solo con la luz de ésta, ya que se produce una estimulación muy fuerte en una porción muy pequeña de la retina, y puede ser perjudicial en el desarrollo visual del niño.
  • NO PONGAS LA PANTALLA EN EL CARRO SI VAIS DE PASEO. El momento del paseo es muy estimulante y enriquecedor para ellos, sobre todo desde el punto de vista visual. Déjale mirar de lejos y conocer el mundo que le rodea.

Es importante evitar estas prácticas en la medida de los posible, ya que podrían generar un problema visual a la larga. Aumentar el riesgo de miopía, generar graduaciones asimétricas u ojo vago, son algunos de los problemas que podrían producirse si no hacemos un uso responsable de la tecnología en sus primeros años de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *